Dona a Proyectos

Actualidad

La osteoporosis y el envejecimiento

Los huesos parecen sólidos, pero el interior de los huesos en realidad está lleno de agujeros como un panal. Los tejidos de los huesos se descomponen y se vuelven a reconstruir todo el tiempo. Mientras algunas células producen nuevo tejido óseo, otras disuelven el hueso y liberan los minerales que hay adentro.

A medida que se envejece, se comienza a perder más hueso del que se produce. Los pequeños agujeros dentro de los huesos se hacen más grandes y las capas exteriores sólidas se vuelven más finas. En otras palabras, los huesos pierden densidad. Los huesos duros se vuelven esponjosos y los huesos esponjosos se vuelven más esponjosos aún. Si esta pérdida de densidad ósea avanza demasiado, se le llama osteoporosis. Se estima que en los Estados unidos más de 10 millones de personas tienen osteoporosis.

Es normal que los huesos se quiebren en accidentes graves. Pero si los huesos son lo suficientemente densos, deberían resistir la mayoría de las caídas. Los huesos debilitados por la osteoporosis, en cambio, son más propensos a quebrarse. “Es como cualquier otro material de ingeniería”, dice la Dra. Joan McGowan, experta del Instituto Nacional de Salud (NIH) en osteoporosis. Si sufre una caída y cae con todo su peso sobre un hueso frágil, “llega un momento en que las estructuras no son adecuadas para soportar el peso que tienen encima”. Si el hueso se rompe, es un indicio importante de que una persona mayor tiene osteoporosis.

Las fracturas de huesos pueden causar problemas graves en los adultos mayores. La cadera es un lugar común de osteoporosis y las fracturas de cadera pueden llevar a un espiral descendente de discapacidad y pérdida de independencia. La osteoporosis también es común en las muñecas y la columna vertebral.

La hormona estrógeno ayuda a producir y reconstruir los huesos. Los niveles de estrógeno de una mujer bajan después de la menopausia, y la pérdida de masa ósea se acelera. Este es el motivo por el cual la osteoporosis es más común en las mujeres mayores, aun cuando los hombres también tienen osteoporosis.

“Un tercio de todas las fracturas de cadera se da en los hombres; sin embargo, el problema de la osteoporosis en los hombres con frecuencia se menosprecia o ignora”, dice el Dr. Eric Orwoll, un médico-investigador que estudia la osteoporosis en la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon. Los hombres tienden a tener más problemas que las mujeres después de una fractura de cadera, dice Orwoll.

Los expertos sugieren que las mujeres comiencen a hacerse pruebas para detectar la osteoporosis a los 45 años. También debería evaluarse a las mujeres menores de 65 años con alto riesgo de fracturas. Los hombres deberían discutir con su profesional de la salud cuándo les convendría hacerse una evaluación.

La evaluación se realiza mediante una prueba de densidad mineral ósea de la cadera y la columna. La prueba más común se conoce como DXA, las siglas en inglés de absorciometría de rayos X de energía dual. Es indolora, como una radiografía. Los resultados con frecuencia se informan como un puntaje T, que compara su densidad ósea con la de una mujer joven sana. Un puntaje T de -2,5 o menos indica osteoporosis.

Usted puede hacer muchas cosas para disminuir su riesgo de osteoporosis. Consumir suficiente calcio y vitamina D y hacer ejercicio es un buen comienzo, dice Orwoll. El calcio es un mineral que ayuda a que los huesos permanezcan fuertes. Puede provenir de los alimentos que consume, incluida la leche y los productos lácteos, las verduras de hoja verde oscuro o de suplementos alimenticios. Las mujeres mayores de 50 años necesitan 1.200 mg de calcio por día. Los hombres necesitan 1.000 mg por día entre los 51 y los 70 años, y 1.200 mg por día posteriormente.

La vitamina D ayuda a que el cuerpo absorba el calcio. A medida que envejece, el cuerpo necesita más vitamina D, que es producida por la piel cuando se expone al sol. También se puede obtener vitamina D de suplementos alimenticios y determinados alimentos como la leche, los huevos, los pescados grasos y los cereales fortificados. Consulte con su médico para asegurarse de que está recibiendo la cantidad adecuada de vitamina D.

El ejercicio, en especial los ejercicios con peso (del propio cuerpo o con pesas), también ayuda a los huesos. Los ejercicios con peso incluyen trotar, caminar, jugar al tenis y bailar. El tirón de los músculos le recuerda a las células de los huesos que deben mantener los tejidos densos.

Fumar, por el contrario, debilita los huesos. Beber en exceso también los debilita — y hace que las personas sean más propensas a caerse. Determinados medicamentos también pueden aumentar el riesgo de osteoporosis. Tener familiares con osteoporosis también puede aumentar su riesgo de padecer la enfermedad.

La buena noticia es que, incluso si ya tiene osteoporosis, no es demasiado tarde para comenzar a cuidar sus huesos. Dado que sus huesos se reconstruyen a sí mismos todo el tiempo, puede inclinar la balanza hacia más crecimiento óseo al darles ejercicio, calcio y vitamina D. También hay varios medicamentos que ayudan a combatir la pérdida de masa ósea. Los más utilizados son los biofosfonatos. Estos medicamentos suelen recetarse a personas con un diagnóstico de osteoporosis luego de una prueba DXA, o a quienes han tenido una fractura que sugiera que sus huesos son demasiado frágiles. Los biofosfonatos han sido probados más minuciosamente en las mujeres, pero también están aprobados para los hombres.

Los investigadores están tratando de desarrollar medicamentos que aumenten el crecimiento óseo. Por ahora solo hay uno disponible: la hormona paratiroidea. Esta hormona logra promover de manera efectiva el crecimiento óseo y ha sido aprobada para hombres y mujeres con osteoporosis que corren un alto riesgo de tener fracturas.

Otra manera importante de evitar romperse un hueso es, en primer lugar, evitar las caídas y las ocasiones en que puede sufrir una fractura. Desafortunadamente, cada año ocurren muchas de las llamadas “fracturas por fragilidad” (que no hubieran sucedido si los huesos hubieran estado más fuertes). “Para reducir la carga de las fracturas en la sociedad, va a ser necesario un enfoque combinado que no solo se centre en el esqueleto sino también en la prevención de las caídas”, dice la Dra. Kristine Ensrud, médico-investigador que estudia los trastornos relacionados con el envejecimiento en la Universidad de Minnesota y el Sistema de Atención Médica de la Administración de Veteranos de Minneapolis.

Muchas cosas pueden afectar el riesgo de una caída, por ejemplo, el equilibrio de una persona y cuántos elementos hay en el entorno que puedan hacerla tropezar. El tipo de caída también importa. Las fracturas de muñeca con frecuencia ocurren cuando una persona cae hacia adelante o hacia atrás. “Es la persona mayor activa que tropieza y pone primero las manos”, dice McGowan. Las fracturas de cadera con frecuencia ocurren cuando una persona cae hacia un costado. Las caderas pueden ser lo suficientemente fuertes para soportar el peso que viene de arriba hacia abajo, pero no el impacto en otra dirección.

“Este es el motivo por el cual el ejercicio que mejora el equilibrio y la confianza es muy bueno para prevenir fracturas”, dice McGowan. Por ejemplo, dice, el tai chi no le brindará la carga de peso necesaria para producir masa ósea, pero puede aumentar el equilibrio y la coordinación, lo cual aumenta la probabilidad de que recupere el equilibrio antes de caerse. Si le preocupa la salud de sus huesos, “Consulte a su médico sobre la posibilidad de hacerse una prueba de densidad ósea”.

 

Posts Relacionados

No pierda sus excedentes de Capacitación

Dic 18, 2018

¿Sabías que puedes hacer RSE mediante el uso de tus excedentes? Tu empresa puede realizar cursos para personas con discapacidad en la comunidad donde se encuentra, para así entregar herramientas de desarrollo a quienes más lo necesitan. Sé parte de una sociedad Diversa y dale un giro a la gestión de personas en tu organización. […]

Leer más

LA PRIVACIÓN DEL SUEÑO AUMENTA LA PROTEÍNA DE ALZHEIMER

Jun 04, 2018

Beta-amiloide es un producto de desecho metabólico que se encuentra en el líquido entre las células del cerebro (neuronas). Una acumulación de beta amiloide está relacionada con el deterioro de la función cerebral y la enfermedad de Alzheimer. En la enfermedad de Alzheimer, los beta-amiloides se agrupan para formar placas amiloides, que dificultan la comunicación […]

Leer más

¿Por qué es tan importante para el cerebro una correcta respiración?

May 15, 2018

Al igual que nuestro ritmo cardíaco, la respiración es considerada tradicionalmente como un proceso automático gobernado por nuestro ancestral cerebro reptiliano (tronco encefálico). Pero observando lo que sucede en los cerebros de personas que practican técnicas de respiración, un estudio reciente del Instituto Feinstein para la investigación médica (Nueva York) acaba de demostrar los beneficios […]

Leer más